jueves, 15 de diciembre de 2016

Deseos lectores

Nuestro árbol de navidad en la biblioteca escolar se ha llenado de mensajes lectores.
 
 
 


 
 
 

"El teatro de las sombras"



  
Un homenaje al teatro a través de la mirada surrealista de Ende. La protagonista de este libro se llama Ofelia y de la mano ágil del autor, recorre los escenarios de sombras, llenos de misterio y fantasía, donde se representan escenas de comedias y tragedias. Las ilustraciones de Hechelmann son más que un complemento al texto: colores fríos, juegos con la luz, dibujos extraños y misteriosos que aluden a las 
figuras de Dalí.

Resultado de imagen de el teatro de sombras de michael ende
 
En una vieja y diminuta ciudad vivía una diminuta ancianita que se llamaba Ofelia. Cuando nació, y ya hacía tiempo de aquello, sus padres dijeron:
- Algún día nuestra niña será una famosa actriz.
Por eso le dieron el nombre de la protagonista de una conocida obra de teatro.
Ofelia heredó de sus padres la admiración por la hermosa lengua de los poetas, pero nada más. No podía convertirse en una famosa actriz. Tenia una voz demasiado fina. Sin embargo quería servir al arte de alguna manera, aunque fuera en forma muy diversa.
 
En la vieja y diminuta ciudad había un bello teatro. Delante, en el borde del escenario, estaba el puesto del apuntador. Allí se sentaba la señorita Ofelia, y dictaba a los actores las palabras de sus respectivos papeles, para que no enmudecieran. Su tono de voz era ideal para aquello, porque el publico no podía oírla.

Ofelia ejerció aquella profesión durante toda la vida y estaba contenta. Así se fue aprendiendo de memoria las mas grandes comedias y tragedias del mundo, y ya no necesitaba mirar en los libros.

La señorita Ofelia envejeció y los tiempos cambiaron. Cada vez iba menos gente al teatro, porque había cine, televisión y otras muchas distracciones. La mayoría de las personas tenían coche y si querían ir alguna vez al teatro, preferían viajar hasta la ciudad más próxima. Allí podían ver actores mucho mas conocidos y lo que aun era mejor dejarse admirar por los demás.
 
El teatro cerró sus puertas y los actores se marcharon y la vieja señorita Ofelia permaneció completamente sola en el teatro.

Estaba sentada en su puesto y recordaba su vida pasada. De pronto, vio una sombra que se deslizaba entre bastidores. A veces se hacía grande; a veces pequeña. Pero no había nadie que la provocara.

- ¡Hola! -dijo la señorita Ofelia con su fina voz-. ¿Hay alguien ahí?
La sombra se asustó y se encogió sobre si misma. No tenía una forma determinada. Pero luego se serenó y se hizo mayor.
- Disculpe -dijo-, No sabía que aún había alguien. No quería asustarla. Me he refugiado aquí porque no sé adónde ir. Por favor, no me eche a la calle.
- ¿Eres una sombra? -preguntó Ofelia
La sombra asintió.
- ¡Pero todas las sombras pertenecen a alguien! -añadió Ofelia
- No -respondió la sombra-, no todas. En el mundo hay algunas sombras sobrantes, que no pertenecen a nadie y a quien nadie quiere. Yo soy una de ellas. Me llamo Picarasombra.
- Ya -dijo la señorita Ofelia- ¿Y no es triste estar sin nadie a quien acompañar?
- Muy triste -afirmó la sombra, y gimió débilmente-. ¿Pero qué puedo hacer?
- ¿Quieres venir conmigo? -preguntó la anciana-. Yo tampoco pertenezco a nadie.
- Encantada -contestó la sombra-, sería maravilloso, pero entonces tendría que sujetarme a usted, y usted ya tiene una sombra propia.
- Os llevareis bien las dos -dijo la señorita Ofelia.

Desde entonces, Ofelia tuvo dos sombras. Muy poca gente lo notaba. Pero los que lo hacían se asombraban y lo encontraban un poco extraño. Ofelia no quería ser pasto de los cuchicheos de la gente, así que pedía a cualquiera de las dos sombras que, de día, se hiciera pequeña y se metiera en su bolso. Las sombras caben en cualquier sitio.

Un día, la señorita Ofelia, sentada en un banco de la iglesia, hablaba con Dios. Esperaba que Él la oiría a pesar de su fina voz (muy segura no estaba). De pronto vio una sombra sobre una pared blanca. Parecía muy demacrada y extendía su mano implorante.

- ¿Eres también una sombra que no pertenece a nadie? -preguntó.
- Sí -dijo la sombra-, pero se ha corrido la voz de que hay alguien que nos acoge ¿Eres tú?
- Sí, pero ya tengo dos sombras -respondió la señorita Ofelia.
- Entonces, una más no te importará -suplicó la sombra-. ¿No podrías recogerme? Me siento tan triste y sola sin tener a nadie.
- ¿Cómo te llamas? -preguntó la anciana con amabilidad.
- Me llamo Miedo a la Oscuridad -susurró la sombra.
- Bueno, ven -dijo la señorita Ofelia.
 
Y así, desde entonces, tuvo tres sombras.
 
A partir de entonces, se le unieron nuevas sombras sin dueño, pues hay muchas en el mundo.
La cuarta se llamaba Guadaña Sola.
La quinta, Noche enfermiza.
La sexta, Nunca Jamás.
La séptima, Ingravidez.
 
Y todo continuó igual. La vieja señorita Ofelia era pobre, pero las sombras no necesitaban nada para comer ni ropas con las que cubrirse. A veces, el cuartucho en donde vivía estaba oscuro y repleto de muchas sombras que se quedaban con ella, porque nadie las quería. La señorita Ofelia no tenía valor para echarlas. Y siguieron llegando más y más.

Lo peor era cuando las sombras empezaban a pelearse. Reñían por el mejor sitio, y luchaban entre sí y, a veces, entre las sombras se establecía un combate de boxeo en toda regla. Esas noches la pequeña y vieja señorita Ofelia permanecía en la cama con los ojos abiertos e intentaba apaciguar a las sombras con su voz queda. Pero no tenía demasiado éxito.
La señorita Ofelia no quería peleas, salvo las que tenían lugar en el escenario, en la hermosa lengua de los poetas. Pero aquello era distinto. Un día se le ocurrió una idea.
 
- Escuchad -dijo a las sombras-, si queréis quedaros conmigo, tendréis que aprender algo.
Las sombras pararon de pelear y la miraron impacientes desde todos los rincones de la pequeña habitación.
Entonces les recitó las hermosas palabras de los poetas. Se las sabía de memoria. Repitió algunas escenas muy despacio e invitó a las sombras a que la imitaran. Las sombras se esforzaron y fueron muy dóciles.
 
Así, aprendieron de boca de la vieja y diminuta señorita Ofelia las más grandes comedias y tragedias del mundo.
Desde entonces la vida de las sombras fue muy distinta. Podían representarlo todo, podían adoptar la apariencia de un enano o de un gigante, de un hombre o de una mesa. Y, a menudo, pasaban noches enteras representando ante la señorita Ofelia las más maravillosas obras de teatro. Y ella les apuntaba las palabras para que no enmudecieran.
Durante el día vivían todas, salvo la suya, lógicamente, en el bolso de la señorita Ofelia. Las sombras pueden volverse increíblemente pequeñas si quieren.
Las gentes no podían ver las sombras de la señorita Ofelia, pero notaban que ocurría algo extraordinario. Y a las gentes no les gustan las cosas extraordinarias.
 
- Esa anciana es una mujer extravagante, decían unos a sus espaldas-. Habrá que llevarla a un asilo, en donde la cuiden.
Y otros decían:
- Quizá esté loca. Quién sabe lo que puede llegar a hacer algún día.
Y todos se apartaban de su camino.
 
Finalmente, un día llegó el dueño de la casa en la que la señorita Ofelia tenía su cuarto, y dijo:
- Lo siento mucho, pero tendrá que pagar el doble de alquiler que hasta ahora.
La señorita Ofelia no podía permitírselo.
Entonces, dijo el dueño:
- Será mejor que se mude. Lo siento.
La señorita Ofelia empaquetó todo lo que tenía en una maleta, no era mucho, y se marchó. Se compró un billete, se subió a un tren y partió no sabía en qué dirección.
Cuando ya había viajado bastante, se bajó y siguió a pie. En una mano llevaba la maleta; en la otra, su bolso con todas las sombras dentro.
Era una calle larga, muy larga.
Finalmente, Ofelia llegó hasta el mar. No podía seguir andando. Por eso se sentó para descansar un poco, y se durmió.
Las sombras salieron del bolso, la rodearon y se preguntaban qué había ocurrido.
- En realidad-, dijeron- nosotras somos las causantes de que la señorita Ofelia esté en esta situación. Ella nos ha ayudado y ahora tenemos que ayudarla nosotras. Todas hemos aprendido algo de ella; quizá consigamos velar por su bienestar.
Cuando la señorita se despertó, le contaron el plan que habían ideado.
- ¡Gracias! -dijo la señorita Ofelia-. ¡Es muy amable por vuestra parte!.
Cuando llegó a un pequeño pueblo, sacó de su maleta una sábana blanca y la colgó de una barra para tender alfombras. Y las sombras empezaron a representar sobre la tela las obras que habían aprendido de la señorita Ofelia. Ella estaba sentada detrás y les susurraba las hermosas palabras de los poetas, para que no enmudecieran.
Primero llegaron unos cuantos niños y observaron asombrados. Al atardecer se acercaron algunos mayores y, al final, pagaron una menudencia por la interesante representación.
 
Así fue la señorita Ofelia de pueblo en pueblo y de lugar en lugar, y sus sombras se transformaron en reyes y bufones, en nobles doncellas y fogosos corceles, en magos y flores. La gente pasaba por allí y observaba, y tenía que reír y llorar.
Pronto, la señorita Ofelia se hizo famosa y, cuando llegaba a cualquier parte, ya la esperaban; porque no habían visto nunca nada igual. El público aplaudía y pagaba algo; unos más, otros menos.
Después de un tiempo, la señorita Ofelia ahorró suficiente dinero para comprarse un pequeño y viejo coche. Hizo que un artista lo decorara y pusiera a ambos lados con grandes letras:
                    TEATRO DE SOMBRAS DE OFELIA.
Con él recorrió el mundo entero, y sus sombras también. Aquí podría acabar la historia, pero no fue así.
 
Un día en que la señorita Ofelia atravesaba con su coche una tormenta de nieve, éste se quedó parado y una gigantesca sombra apareció delante de ellos. Era mucho más oscura que todas las demás.
- ¿Eres tú también una de esas de las que nadie quiere? -le preguntó.
- Sí -dijo la sombra despacio-, creo que se podría decir así.
- ¿Quieres venir conmigo?-, se interesó la señorita Ofelia.
- ¿Me acogerías también a mí? - quiso informarse la enorme sombra, y se acercó un poco más.
- Tengo ya más de la cuenta -, opinó la vieja-, pero en algún sitio tienes que quedarte.
- ¿No quieres saber antes mi nombre? -preguntó la sombra.
- ¿Cómo te llamas?
- Me llaman Muerte.
Durante un largo tiempo hubo silencio.
- A pesar de todo, ¿quieres acogerme? -preguntó, finalmente, la sombra con suavidad.
- Sí -dijo la señorita Ofelia-. Ven.

Entonces, la fría sombra la envolvió, y a su alrededor reinó la oscuridad. Y sintió que le nacían unos nuevos ojos, que eran jóvenes y claros y no viejos y cortos de vista como antes. Ya no necesitaba gafas para ver dónde se encontraba. Estaba ante las puertas del cielo. A su alrededor había figuras extraordinariamente bellas que llevaban ropajes de colores vistosos y le sonreían.
 
- ¿Quiénes sois? -preguntó la señorita Ofelia.
- ¿Ya no nos conoces? -dijeron ellas-, somos las sombras sobrantes que acogiste. Estamos salvadas y no necesitamos vagar más.

Las puertas del cielo se abrieron y las luminosas figuras entraron acompañando a la diminuta y anciana señorita Ofelia. La llevaron hasta un maravilloso palacio, que era el teatro más bello y suntuoso que se pueda imaginar. Encima de la entrada ponía con grandes letras doradas:
 
                  ESCENARIO DE LUCES DE OFELIA

Y, desde entonces, allí interpretan para los ángeles el destino de los hombres, en la hermosa lengua de los poetas, que los ángeles también comprenden. De esta manera, éstos aprenden qué desdichado y qué grandioso, qué triste y qué cómico puede resultar ser un hombre y vivir en la Tierra.
Y la señorita Ofelia susurra a sus actores las palabras, para que no enmudezcan. Y dicen que, a veces, va Dios a escucharlas. Pero nadie lo sabe con seguridad.

 
 
 


lunes, 12 de diciembre de 2016

El pequeño abeto

El pequeño abeto
 
Una historia de un arbolito que nunca estaba contento con las hojas que tenía. Está pensadospara los pequeños lectores que pueden seguir un hilo narrativo.
 
 
 
 
 
EL PEQUEÑO ABETO
(Cuento francés)

Érase una vez un pequeño abeto que vivía solo en el bosque, en medio de otros árboles cubiertos de hojas. Pero él no tenía hojas sino agujas, nada más que agujas. ¡Cómo se quejaba el pobre abeto!

- Todos mis amigos tienen hermosas hojas, hermosas hojas verdes y yo sólo tengo espinas. Quisiera tener, para darles un poco de envidia, hojas doradas.

A la mañana siguiente, cuando se despertó, quedó deslumbrado.

- ¿Dónde están mis espinas? ¡Ya no las tengo! ¡Me han dado las hojas de oro que había pedido! ¡Qué contento estoy!

Y todos los vecinos, al verlo, dijeron a la vez:

- ¡El pequeño abeto es todo de oro!

Pero he aquí que un hombre, un malvado ladrón, llegó al bosque y, al verlo, pensó:

- ¡Un abeto de oro! ¡Qué gran negocio haría con él!

Para no ser visto por nadie, regresó al lugar al anochecer con un gran saco y cogió todas las hojas sin dejar ni una. A la mañana siguiente, al verse completamente desnudo, el pobre abeto se puso a llorar.

- ¡Ya no quiero más oro! Los ladrones te lo roban todo y no te queda nada. Quisiera tener todas las hojas de cristal. ¡El cristal también brilla!

A la mañana siguiente, cuando despertó, tenía las hojas que había deseado. Se puso muy contento y dijo:

-En lugar de hojas de oro tengo hojas de cristal. Ahora estoy tranquilo, porque no me las robará nadie.

Y todos los vecinos, al verlo, dijeron a la vez:

- ¡El pequeño abeto es todo de cristal!

Pero cuando llegó la noche, el viento empezó a soplar muy fuerte y zarandeaba el abeto, que suplicaba en vano. El viento lo sacudió una y otra vez y no le quedó ni una sola de sus hojas.

Al ver el destrozo, el pobre abeto se puso a llorar.

- ¡Qué desgraciado soy! Otra vez estoy desnudo. Han robado mis hojas de oro y han roto mis hojas de cristal. Quisiera tener, como mis amigos, hermosas hojas verdes.

Al día siguiente cuando se despertó, vio que había obtenido lo que deseaba.

Y todos sus vecinos, al verlo, dijeron:

- ¡El pequeño abeto ya es como nosotros!

Pero durante el día la cabra salió a pasear con sus cabritillas. Cuando vio el pequeño abeto y sus hermosas hojas, gritó:

- Venid, venid cabritillas mías, venid hijos míos, saboread esta comida y no os dejéis nada en el plato.

Las cabritillas se acercaron saltando al pequeño abeto y devoraron todas las hojas en menos de un instante.

Cuando llegó la noche el pequeño abeto, completamente desnudo y tiritando, se puso a llorar como un niño.

-Se lo han comido todo, ya no me queda nada. He perdido todas las hojas, las hermosas hojas verdes, como perdí las hojas de oro que me robaron, como perdí las hojas de cristal que se rompieron. Me contentaría con que me devolvieran las agujas.

A la mañana siguiente cuando se despertó, se encontró de nuevo con sus antiguas agujas y no supo qué decir.

Y todos los vecinos, al verlo, dijeron:

- ¡Qué feliz se le ve! ¡Mirad como se contempla! ¡El pequeño abeto vuelve a ser el de antes!
 
 
Resultado de imagen de el pequeño abeto
 

domingo, 20 de noviembre de 2016

20 de noviembre" Día de la infancia"

El Día Universal del Niño, que se celebra todos los años el 20 de noviembre, es un día dedicado a todos los niños y niñas del mundo.
 
Es un día de celebración por los avances conseguidos, pero sobre todo es un día para llamar la atención sobre la situación de los niños/as más desfavorecidos, dar a conocer los derechos de la infancia y concienciar a las personas de la importancia de trabajar día a día por su bienestar y desarrollo.
 
Y para este día o cualquier otro,La historia de "Uno y siete" de Gianni Rodari.sm infantil
 
Todos los niños/as del mundo, de todos los lugares, de todos los colores, son el mismo… ¿O acaso se diferencian en algo? Juegan a lo mismo, sueñan con lo mismo, y se ríen de lo mismo. 7 niños que son uno…. Paolo, Jean, Kurt, Yuri, Jimmy, Chu y Pablo tienen distintos nombres, distinta piel,distinto idioma … pero todos son uno/a.
 
 Las magníficas ilustraciones de Beatrice Alemagna y el texto sencillo  de Gianni Rodari, consiguen que este libro sea muy recomendable para hacerles, y hacernos, reflexionar de lo poco que nos diferencia y de lo mucho que compartimos, que somos muy iguales y que la paz es hermosa.
 
 Resultado de imagen de uno y siete








 
Cuentacuentos Beatriz Montero
 
 
 
Fuentes. unicef,cuentacuentos Beatriz Montero, sm infantil
 

miércoles, 16 de noviembre de 2016

El niño cabeza de cubito...

es una historia que va más allá de la anécdota. A través de lo que le sucede a este niño que se queda dormido en el congelador de su casa, Agnes Daroca trata de hacer ver que todos los niños/as, por muy especiales y diferentes que sean, son iguales. Después del susto inicial que se llevan sus padres, amigos y vecinos al ver cómo ha quedado su cabeza, el niño protagonista de la historia lleva una vida normal, su cabeza (aunque le limita algunas cosas) no le impide jugar con sus amigos, leer, divertirse... Y este es el mensaje que pretende transmitir: que por muy diferentes o bichos raros que nos sintamos ello no quita para que vivamos de una forma normal, que tengamos los mismos sueños y aspiraciones que los demás.
 
Y eso es lo que hace su protagonista. Al principio, como es lógico, está un poco asustado ante su nuevo aspecto, pero pronto se acostumbrará a él lo mismo que sus papás. Dentro de su congelador estudiará, jugará con sus amigos, leerá...
 
Es el  primer trabajo de Agnes Daroca como escritora, ya que ella es ilustradora. Al mismo tiempo, es el primer libro que edita esta editorial aragonesa: Los Imaginantes.





“Hay niños a los que les pasan cosas extraordinarias”…. Sin duda, porque ellos mismos lo son….
“¿Qué puede ocurrir si te quedas dormido en un congelador?”…




 
 
 Más información de Agnes Daroca:

http://agnesdaroca.com/


Fuentes:
http://agnesdaroca.com/
http://www.anikaentrelibros.com/el-nino-cabeza-cubito-de-hielo-no-puede-secarse-el-pelo
 

lunes, 14 de noviembre de 2016

Pedro y la luna

 Pedro quiere regalarle un pedazo de la luna a su mamá.Su madre es tan grande que se merece un regalo a su altura, grande como su corazón, redondo y de sabor dulzón, repleto de felicidad y de luz para que el miedo huya…
 
 
 Pero, aunque está hecho todo un hombrecito, va a necesitar ayuda de los demás para llegar hasta tan arriba.
 
 
 

 
Una historia  llena de amor, solidaridad y buen humor, para que los más pequeños aprendan a valorar el esfuerzo y la familia con ilustraciones esmeradas con gran calidad.
 
Ilustradora:Célia Chauffrey
Editorial:Ediciones Jaguar (colección Miau),
 
 
 
 
 

Pedro y la luna

 Pedro quiere regalarle un pedazo de la luna a su mamá.Su madre es tan grande que se merece un regalo a su altura, grande como su corazón, redondo y de sabor dulzón, repleto de felicidad y de luz para que el miedo huya…
 
 
 Pero, aunque está hecho todo un hombrecito, va a necesitar ayuda de los demás para llegar hasta tan arriba.
 
 
 

 
Una historia  llena de amor, solidaridad y buen humor, para que los más pequeños aprendan a valorar el esfuerzo y la familia con ilustraciones esmeradas con gran calidad.
 
Ilustradora:Célia Chauffrey
Editorial:Ediciones Jaguar (colección Miau),
 
 
 
 
 

Superluna de libros

Aprovechemos la superluna de hoy para compartir historias de este astro.

                  

Libros de literatura infantil y juvenil sobre La luna, by maribelm

sábado, 12 de noviembre de 2016

Un cuento para niños sobre los refugiados

 
"Sin Agua y Sin Pan" un cuento sobre los refugiados para niños/as.La venta de cada libro supondrá un donativo de tres euros a Amnistía Internacional.
 
La historia discurre entre ilustraciones de trazo sencillo y pocos colores, aunque elegidos con la intención de reforzar el mensaje de cada escena. Tanto el autor como el ilustrador Raúl Guridi tenían muchas ganas de contar a los más pequeños la historia de estas personas que dejaron sus hogares para llegar a Europa.
 

Fuente:http://elpais.com/elpais/2016/11/08/mamas_papas/1478627051_481781.html?id_externo_rsoc=TW_CM

martes, 8 de noviembre de 2016

Recomendación. Es Así.

 
Un álbum ilustrado  de Paloma Valdivia.
Literatura Infantil de 3 a 5 años.
 
 
Cuando se muere la carne
el alma busca su sitio
adentro de una amapola
o dentro de un pajarito.


Resumen del libro. 
 
El ciclo de la vida es muy sencillo. Algunos estamos, otros se han ido y unos más llegarán. El pescado de la sopa, nuestra familia y los árboles por crecer forman parte de la vida, nos regalan instantes felices y nos queda recordarlos cuando llega su fin. El trabajo de la ilustradora chilena Paloma Valdivia nos recuerda que el presente es el único momento que debemos disfrutar, porque es una ley que hemos de saludar para después despedirnos de este mundo
 
 
Es así (Paloma Valdivia)
Resultado de imagen de Es así Paloma Valdivia
Resultado de imagen de Es así Paloma Valdivia
 
Es así (Paloma Valdivia)
 
Resultado de imagen de Es así Paloma Valdivia
 
 Resultado de imagen de Es así Paloma Valdivia
Resultado de imagen de Es así Paloma Valdivia
 
 
Fuentes:
https://elgatodealmohada.net/2016/04/10/conociendo-ilustradores-paloma-valdivia/es-asi-paloma-valdivia/ 
La casa del Libro.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Recomendación lectora.Pequeña bruja

Pequeña bruja” es un divertido relato que nos demuestra que hay cosas que pasan, incluso en las mejores familias. Un prólogo indispensable nos introduce en los 19 capítulos de esta historia fantástica. 

Esta obra de Blanca Pitzorno presenta continuas referencias al mundo teatral y juegos tipográficos que permiten reflejar el pensamiento de alguno de los personajes. Las ilustraciones de Josep Rodés sitúan al lector/a en un plano creativo a base de peculiares y novedosas técnicas compositivas.
  
 












La lectura en voz alta

Leer un libro en voz alta es, por encima de todo, una demostración de afecto. Es un modo dichoso de relacionarse con ellos, de estar junto a ellos.